Ganadero con gafas de realidad virtual

Drones “pastor”, los guardianes del ganado

Drones que vigilan los cultivos o que buscan el ganado en alta montaña. Son algunas de las aplicaciones que ya se están llevando a cabo con aeronaves pilotadas por control remoto (RPAs) en el sector agroganadero.

Los llaman los drones ‘pastor’ y en el marco del Congreso Datagri, celebrado en Zaragoza el 14 y 15 de noviembre, la empresa de tecnología dron, Switch Drone, hizo una demostración de cómo funcionan estas aeronaves cuando se usan en agricultura y ganadería. Luis Francisco Martínez Salelles, CEO de Switch Drone, junto a Marta Lladó, la Key Account Manager, se repartieron las tareas para presentarnos dos de sus drones.

Dron con vídeo streaming y gafas de realidad virtual

El primero de ellos es una aeronave ligera, con la que se pueden realizar búsquedas más allá de los 500 metros reglamentarios, es decir, superando la distancia máxima de recorrido que no pueden sobrepasar aeronaves más pesadas.

Dron pastor con video streaming
Dron “pastor” con vídeo streaming y gafas de realidad virtual

Gracias al vídeo streaming que lleva incorporado, se puede grabar lo que está sobrevolando el dron en tiempo real. Esto, junto al complemento de las gafas de realidad virtual, permite una visión total del terreno, de tal manera que el agricultor o ganadero puede vivir en primera persona el vuelo que realiza el dron. “No somos especialistas en ganadería, nosotros trabajamos con drones. Nadie mejor que el propio ganadero para conocer su rebaño. Nosotros preparamos el vuelo, despegamos el dron, marcamos las distancias, pero es el ganadero el que sabe dónde buscar su ganado, incluso identificar a los animales”, decía Francisco, dejando clara cuál es la vocación de Switch drone: ellos ponen la parte técnica y el ganadero pone su conocimiento del medio.

Marta Lladó en la demostración del dron pastor
Marta Lladó, Key Account Manager, en la demostración del dron “pastor” con gafas de realidad virtual

Apuntó, además, que el video streaming tiene bastantes aplicaciones a nivel comercial. “Algún ganadero que ha ido hacer una venta en el extranjero de su carne, nos ha dicho si podíamos enviarle el vídeo del dron en directo, para enseñarle a su cliente el ganado y el lugar en que se cría. Con esto, el cliente es capaz de ver la calidad del agua, del aire, los pastos y, en resumen: la vida que llevan los animales.” Claro que, todo esto tiene sentido en ganadería extensiva. Switch Drone trabaja en zonas de montaña con grandes desniveles, distancias y orografía difícil. Mientras un pastor puede tardar horas en subir y bajar de la montaña, este dron puede tardar 15 minutos en hacer un recorrido de 2 kilómetros. “Las gafas de realidad virtual muestran lo mismo que graba el dron y, además, están hechas para que se puedan usar con gafas. Nosotros pilotamos, y el ganadero ve lo que necesita ver”, apuntaba Marta Lladó.

Dron con sensor óptico y termográfico

Francisco Salelles, CEO de Switch Drone
Francisco Salelles, CEO de Switch Drone, en la demostración del dron con sensor termográfico

El segundo dron de la demostración es otra aeronave ligera.  Pesa menos de 1kg, lo que la ubica dentro de aquellas que pueden volar más de 500 metros. Una de las ventajas de ser tan pequeñas es que su batería también lo es, por lo que su precio es más barato. Este dron  cuenta con un sensor óptico y otro termográfico, lo que permite grabar tanto en RGB, como en Infrared, es decir, midiendo la temperatura corporal. Se trata de un modo de visión que puede combinar la visión infrarroja con la óptica, de tal manera que genera unos contornos y sobreimprime los datos de temperatura. ¿Qué detecta esta luz? A nivel de veterinaria, explica Francisco, se utiliza para detectar heridas y estados de celo. Además, también sirve para buscar el ganado, detectar infraestructuras, redes eléctricas, etc.

Tablet con visión infrarroja
Tablet con muestra de la visión infrarroja

El dron tiene hélices plegables, sensores que permiten detectar la distancia de los objetos, sistema anticolisión, aunque para Martínez Salelles, el primer sistema de seguridad es el piloto “y no conviene fiarse mucho de esos sistemas”. Entre los accesorios, la aeronave cuenta con un altavoz, focos para realizar vuelos nocturnos (siempre y cuando se cuente con la autorización requerida) y luz estrobostópica, de manera que el dron pueda ser visible a 1 km de distancia. Este dron tiene una autonomía entre 15 y 20 minutos estando operativo. Comentaba Francisco que su precio ronda los 4.000 euros, mientras que las baterías cuestan unos 200 euros. Se trata, explicaba, de baterías especiales que funcionan a 10 grados bajo cero.

Para garantizar la seguridad del vuelo y cumplir los objetivos, el CEO de Switch Drone recomienda llevar materiales auxiliares como un anemómetro para calcular la velocidad del viento. “Un anemómetro es imprescindible para la planificación previa al vuelo. Cuánto más viento, más batería gasta el dron, y si no se calcula bien, puedes quedarte sin batería en mitad del vuelo”, decía. Apuntaba también necesarios un telémetro para medir las distancias, tarjetas SD y banda aérea para comunicarte con aeródromos o aeronaves, entre otros materiales.

Paco Salelles, en la demostración del dron 'pastor'
Francisco Salelles, CEO de Switch, Drone durante la demostración del dron “pastor” con sensor termográfico

Una de las cosas que destaca Martínez Salelles es que tener un dron no te garantiza nada ya que, “lo importante es saber lo que se puede hacer con él”, aseguraba. Por ello recomienda a los agricultores y ganaderos que se formen para tener los conocimientos técnicos y compaginarlos con su experiencia en el campo. “Si no son ellos, que sean las cooperativas  las que dispongan de los equipos o que haya alguien que pueda ofrecer estos servicios”. Muchas cooperativas ya disponen de sus propias herramientas de difusión para contactar con agricultores y ganaderos que quieran ponerse al día de estas nuevas tecnologías.

Switch Drone ofrece formación de introducción al manejo de drones a ganaderos o a cualquier persona interesada en aprender a usar estas aeronaves. “En contra de lo que muchas veces uno cree, las dos personas más mayores que hemos tenido manejaban los equipos mejor que los jóvenes. No es cuestión de edad, ni de dificultad, sino de actitud y ganas.” Switch Drone colabora con dos ATOS, es decir, entidades certificadoras de pilotos y en función del perfil de cada uno, se deriva a una u otra. Además, ofrecen asesoramiento a empresas o industrias que buscan soluciones específicas. “Buscamos que se pueda generar un ahorro y un beneficio”, aseguraba Francisco. Recuerda también que, antes de echar a volar una de estas aeronaves, es importante leerse la legislación respecto al vuelo de drones porque existen dos puntos importantes: el primero es el que tiene que ver con la normativa de aeromodelismo, es decir, la que regula el uso de drones y, un segundo punto, es el relacionado con la licencia de piloto de dron, certificación requerida a las personas que vayan a usar drones con fines profesionales.

Puede visitar la web de Switch Drone pinchando aquíPara información sobre legislación puede consultar la web de Aerial Insights.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *